28 de julio: Día Mundial contra la hepatitis

PAE

PAE

hepatitis

Cada 28 de julio en el mundo se conmemora el Día Mundial contra la Hepatitis con objetivo de sensibilizar a las personas con respecto a las causas, síntomas y prevención de esta enfermedad.

Las hepatitis virales son una de las causas principales de daño hepático en México, consiste en una inflamación del hígado que puede remitir espontáneamente o evolucionar hacia una fibrosis, una cirrosis o un cáncer de hígado.

Hepatitis A

Es ocasionada por el virus de la hepatitis A. Las principales formas de transmisión son: por contacto con heces fecales de un enfermo, de persona a persona, así como por beber o comer alimentos contaminados. El virus puede encontrarse en las heces de los enfermos hasta 5 días antes de que aparezcan los primeros síntomas y hasta 2 semanas después de que los ojos y la piel se pongan amarillos (ictericia).

Síntomas: El periodo de incubación de la hepatitis A suele ser de unos 14–28 días. Aunque los síntomas no son exclusivos de la hepatitis A, se presentan:

  • Náuseas
  • Debilidad
  • Vómito
  • Anorexia
  • Fiebre
  • Molestias abdominales
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen
  • Color amarillo en piel y ojos
  • Diarrea

Prevención: La mejora del saneamiento y la higiene de los alimentos y la vacunación son las medidas más eficaces para combatir la hepatitis A.

Hepatitis B

La hepatitis B es una infección hepática potencialmente mortal causada por el virus de la hepatitis B (VHB). El virus se transmite por contacto con la sangre u otros líquidos corporales de una persona infectada. La hepatitis B puede transmitirse igualmente por vía sexual. Es una de las principales causas de cirrosis y cáncer de hígado. Se puede prevenir vacunándose.

Tiene dos fases, una aguda y una crónica. La mayor parte de los afectados no experimentan síntomas durante la fase aguda, aunque algunas personas pueden presentar coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia), orina oscura, fatiga extrema, náusea, vómitos y dolor abdominal.

La infección crónica por el virus de la hepatitis B puede tratarse con fármacos, en particular agentes antivirales orales.

Hepatitis C

Es una enfermedad del hígado ocasionada por el virus de la hepatitis C , que causa infección aguda y crónica. Por lo general, la infección aguda es asintomática y muy raramente se asocia a una enfermedad potencialmente mortal. Aproximadamente un 15-45% de las personas infectadas elimina el virus espontáneamente en un plazo de seis meses, sin necesidad de tratamiento alguno. El 55-85% restante desarrollará infección crónica.

El virus de la hepatitis C (VHC) se transmite por contacto con sangre infectada. Generalmente se transmite:

  1. Transfusión de sangre y otros productos sanguíneos infectados por el VHC
  2. Por inyecciones contaminadas durante procedimientos médicos y por compartir las agujas y jeringas entre consumidores de drogas inyectables.
  3. Es posible la transmisión sexual y pasar de la madre infectada a su hijo, aunque estas formas de transmisión son menos frecuentes.

Síntomas: El período de incubación de la hepatitis C puede variar de dos semanas a seis meses. Tras la infección inicial, aproximadamente un 80% de los casos no presentan síntomas. Aquellos con sintomatología aguda pueden presentar fiebre, cansancio, inapetencia, náuseas, vómitos, dolor abdominal, orinas oscuras, heces claras, dolores articulares e ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos).

Tratamiento: La hepatitis C no siempre requiere tratamiento, porque en algunas personas la respuesta inmunitaria eliminará la infección espontáneamente y algunas personas con infección crónica no llegan a presentar daño hepático. Cuando el tratamiento es necesario, el objetivo es la curación. La tasa de curación depende de algunos factores tales como la cepa del virus y el tipo de tratamiento otorgado.

Hepatitis D

Esta enfermedad ocurre exclusivamente en personas infectadas por el VHB. La doble infección por el VHD y el VHB puede provocar enfermedad más grave y elevado riesgo de cirrosis y cáncer hepático. A causa de la hepatitis D, la cirrosis avanza más rápido, se incrementa el riesgo de carcinoma hepatocelular y ocurren descompensaciones más tempranas en quienes ya tienen cirrosis.

Las vías de transmisión son similares a las de la hepatitis B, que incluye la exposición a sangre y líquidos corporales, agujas, jeringas y hemoderivados contaminados, así como transmisión sexual.

Tratamiento: El objetivo del tratamiento de la hepatitis D es la erradicación tanto del virus D como del virus de hepatitis B

Hepatitis E

Se considera como una enfermedad aguda, asociada a viajes y pocas veces lleva a la muerte.

Síntomas: Los signos y síntomas característicos de la hepatitis son:

  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y ojos, orina oscura y heces pálidas)
  • Pérdida de apetito
  • Aumento en el tamaño del hígado (hepatomegalia) y con dolor a la palpación
  • Dolor abdominal
  • Náuseas y vómitos
  • Fiebre.

La hepatitis E se auto limita. En pacientes con trasplante de órganos, puede causar infecciones crónicas. Las mujeres embarazadas tienen más riesgo de padecer hepatitis E fulminante. Los casos de hepatitis E no se pueden distinguir clínicamente de otros tipos de hepatitis víricas agudas. Por consiguiente, el diagnóstico de la infección por el virus de la hepatitis E suele basarse en la detección en la sangre de anticuerpos IgM e IgG específicos contra este virus.

¿Te gustó este artículo? Compártelo en tus redes sociales
LinkedIn
Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
logo pae

Contáctanos

Ciudad de México, México

Nuestros servicios
Servicios Adicionales
Suscríbete a nuestro blog, ahí te brindaremos información sobre salud emocional, consejos de nutrición, actividades físicas y más.
Call Now ButtonLlámanos