Adicción a las nuevas tecnologías

PAE

PAE

En las últimas décadas, el uso de las nuevas tecnologías se ha ido incrementando exponencialmente y han surgido voces que apuntan a un posible abuso o adicción de las mismas, sobre todo por parte de ciertos sectores de la población.

Uno de estos sectores son los jóvenes y adolescentes, que cada vez más temprano disponen de tecnologías como los móviles o los ordenadores. Este colectivo se considera de alto riesgo. Pero, ¿podemos hablar realmente de adicción a las nuevas tecnologías?

En primer lugar, es importante tener en cuenta que no existe formalmente ningún trastorno diagnóstico relacionado con la adicción a las nuevas tecnologías en general, ni a ninguna en particular.

¿Qué podemos considerar adicción?

La cantidad de tiempo dedicado a la tecnología en cuestión (móvil, ordenador, videojuegos, etc.). Así mismo se pueden considerar los
siguientes aspectos:

  • Pérdida de control.
  • Dependencia: necesidad imperiosa de realizar la actividad relacionada con la tecnología de que se trate.
  • Tolerancia: cada vez se necesitan mayores dosis de la tecnología en cuestión.
  • Interferencia grave en la vida cotidiana de la persona.

Por tanto, la adicción a la tecnología se podría definir no tanto por el tipo de conducta que se lleva a cabo, como por la relación mantenida con la tecnología de que se trate.

En la actualidad, las tecnologías, para la gran mayoría de nosotros, son un medio que nos permiten alcanzar determinados fines: por
ejemplo, entretenimiento, trabajo, socialización, etc. Sin embargo, se corre gran riesgo de caer en la adicción a la tecnología cuando esta deja de ser un medio y se convierte en un fin.

En relación a este último aspecto, la persona comenzará a reducir sus relaciones sociales, a encontrar problemas en sus estudios o
trabajo, a incrementar sus facturas relacionadas con la tecnología (en algunos casos, como el móvil), etc.

¿Cómo podemos prevenir la adicción a la tecnología?

1. Educación

Llegando a los padres, y desde escuelas y universidades, se deben introducir pautas educativas en los jóvenes que permitan un uso adecuado y sano de las tecnologías. Como hemos visto, constituyen el grupo de mayor vulnerabilidad a esta adicción.

2. Normas y reglas

Es importante establecer una serie de normas y reglas, por un lado, los padres respecto a los adolescentes y jóvenes y, por otro, los adultos con nosotros mismos. Algunas estrategias adecuadas serían:

  • Colocar el ordenador o la videoconsola en un lugar de la casa de uso común (nunca en la habitación, por ejemplo).
  • Establecer el tiempo que se va a dedicar a la tecnología en cuestión.
  • Conocer los contenidos que se manejan (en el caso de los adolescentes y jóvenes, por parte de los padres), tratando de pactar el uso de aquellos más adecuados según la edad.
  • Utilizar la tecnología de forma racional y con un fin claro: entretenimiento, trabajo, socialización, etc.

Recuerde que el pae ofrece un servicio confidencial, profesional, voluntario, Familiar y gratuito.

Las 24 horas los 365 días del año

programapae.com.mx

¿Te gustó este artículo? Compártelo en tus redes sociales
LinkedIn
Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
logo pae

Contáctanos

Ciudad de México, México

Nuestros servicios
Servicios Adicionales
Suscríbete a nuestro blog, ahí te brindaremos información sobre salud emocional, consejos de nutrición, actividades físicas y más.
Call Now ButtonLlámanos